Over World Crossland
Últimos mensajes:
Últimos temas
» Yáriel. "El ágel rojo"
Lun Nov 28, 2016 5:09 pm por Yáriel

» Ganando Dinero | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:17 am por Henry Valanttine

» Acero corriente & extraordinario | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:17 am por Henry Valanttine

» Casas Cannon | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:16 am por Henry Valanttine

» Siervos & Maestros | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:16 am por Henry Valanttine

» Profesiones | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:15 am por Henry Valanttine

» Prestigio Noble | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:14 am por Henry Valanttine

» Guía; Ejercitos & Abanderados
Miér Nov 09, 2016 4:14 am por Henry Valanttine

» Locaciones, Viejo y Nuevo Mundo | Guía.
Miér Nov 09, 2016 4:13 am por Henry Valanttine

Aquí estás tú:
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff OW-CL:
  • ADMIN
  • L. Rayleigh
  • MP
  • ADMIN
  • Rem
  • MP
  • ADMIN
  • Semíramis
  • MP
  • ADMIN
  • Henry
  • MP
  • MOD
  • Elemir
  • MP
  • MOD
  • Mr. Walrus
  • MP
Afiliados:
Afiliaciones Élite
Photobucket
40 por 40
Time Of Heroes
¿Nos votas con un click?
Afiliación hermana
Fairy Tail Chronicles

La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Rem el Jue Sep 03, 2015 1:46 pm

Constante e imperturbable el flujo de almas avanzaba sin interrupción, proveyendo al mundo el propósito de habitad y a las almas que lo habitaban el de dar vida, así era la corriente del destino, que ante el inconsciente colectivo demarcaba un camino para cada quien ¿verdad o fantasía? Filosofía incluso, la existencia de aquel fenómeno se volvía relativa con el tiempo, realidad o no, quienes habían llegado a presenciarlo con sus propios ojos pocas veces habrían intentado confirmarlo, limitándose muchas veces a teorizarlo y otras a proclamarlo tabú, de ser cierto sin embargo ¿como afectaría nuestras vidas? Cuando la novedad y casualidad empezaban a ser introducidas bajo el casi conspirativo concepto del destino el mundo y la individualidad empezaban a carecer de sentido, haciendo derrumbarse a la personalidad y entenebrecer el alma, catástrofe inconcebible era la que sucedía entonces, caer en la deprabacion, maldecir el destino propio era el común resultado ¿por ello? Ignorar la verdad era el resultado, el único ciertamente, por el que se podía salir, no ileso, pero si menos perjudicado de la ecuación.... ¿no?

Impune a la marea que hacia ir y venir al mundo bajo su luz, el astro rey ascendía con premura hasta colocarse en el punto mas alto del cielo, gobernando como acostumbraba, sentado en el trono de nubes sobre la tierra que tomaba su nombre para elevar el de quienes se hacían llamar gobernantes de ella, Frontier era un lugar extenso a la par que diversos eran los elementos que en ella se reunían, razas, clases sociales y fantásticos tipos de fuerzas además colisionaban entre si aumentando la variedad en combinaciones y formas, todo estaba definido de cierta forma bajo costumbres y leyes, no obstante entre ellas habitaba con naturalidad lo asombroso y sobrenatural, oculto entre las sombras o a simple vista, criaturas y artes prosperaban por igual ¿magia? ¿elfos y hadas? Solo eran la punta del iceberg, aquello que se podía apreciar a primera vista y en lo que la atención se distraía ignorando la verdadera proporción de aquel mundo, mismo que aun en su condición solo era uno de tantos.

Rem no era alguien fantástico bajo su perspectiva, contrario a lo que pudieran pensar quienes lo conociesen en su verdadera forma, trescientos años atrás habría despertado como hecho inusual en la pradera de un conocido bosque, rodeado por nada, conocido por menos, había dedicado sus días desde entonces a recuperar sus memorias, incluso a hallar quienes pudieran hacer de llave a ellas sin éxito alguno, conociendo por ello como una de sus primeras experiencia el fracaso, pero en consecuencia de su esfuerzo también el mundo, encontrando entonces a la par un nuevo propósito, el conocimiento y la exploración, conformándose ambos como sus nuevos pasatiempos, obsesiones a veces incluso, todo ello hasta que su misma existencia llego a un punto cumbre....

"¡Hey!" exclamó con ímpetu el marinero, encajando su bota en el costado del desprevenido clérigo que, imprudente, estaba echado sobre los tablones de madera que conformaban la cubierta del navío, dormido sobre sus propias pertenencia mientras se las arreglaba para generar un ininterrumpido y retumbante ronquido, mismo que solo podía ser descrito como “impropio” para alguien de su clase. Gritó en el acto, mas producto de la sorpresa que del dolor, siendo aquel sin que se diese cuenta el ultimo y mas agresivo de muchos intentos por despertarlo, el que no se hubiera dado cuenta hasta entonces resultaba un misterio tanto para él como el resto, algo que pasó a ignorar mientras se alejaba del puerto y quienes, junto a otra multitud de personas, le habían llevado desde el enorme continente que se hacia llamar Frontier, hasta aquel grupo de islas que como parte de este se tomaba titulo y nombre como el país de Rakkar, mas específicamente aquella, como la “isla de la codicia”.
avatar
Rem
Prebistero
Prebistero


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Natsumi el Jue Sep 03, 2015 9:34 pm

Habiamos arribado a ese ajetreado puerto cuando los primeros rayos del sol apenas se alcanzaban a distinguir en el horizonte, colocandonos muy cerca de la pequeña zona comercial que tenia ese pueblo, gastamos toda la mañana recorriendo los puestos que apenas comenzaban a abrir logrando comprar algunos materiales para la fabricacion de armas y joyerias

debido a que - segun palabras de Rou - esta era una zona mas bien de turismo acomodamos solo las mercancias basicas que correspondian mas al estilo de los visitantes que podian observarse, habia todo tipo de joyeria para mujeres, aretes, gargantillas, collares, pulseras, inclusive anillos para damas y caballeros, la mayoria con decoraciones de piedras, que aunque no tan costosas eran de buena calidad, obtenidas en diferentes partes del mundo, quiza eramos de los pocos puestos que tenian mercancia conseguida de manera honesta, ya que todo este lugar era bien reconocido por estar lleno de objetos productos de saqueos a otras aldeas, quiza por ese mismo motivo algunos de los comerciantes nos miraban de vez en cuando con mala cara, mas ninguno se atrevia a molestarnos

La mañana habia empezado de buena manera, despues de colocarnos los clientes habian estado llegando poco a poco, habia cubierto con una capa roja mis orejas y cola mientras mi color de cabello y ojos llevaba un tinte o coloracion negra para ocultar mi identidad, de esta forma fue mucho mas sencillo ofrecer los productos que intentaban regatearme constantemente

- lo siento, no puedo bajar el precio de esto -
le dije a una mujer que termino dandome la cantidad marcada aunque con expresion inconforme, si continuabamos asi seguro podriamos comer en un buen lugar, para cuando era medio dia la mitad de las cosas se habian vendido, algunas con un minimo descuento por cantidad, que no afectaban mucho nuestra ganancia

- Ire por comida - le avise a Rou tomando algunas monedas y caminando hacia el puesto de comidas mas cercano mientras él atendia el negocio, por fortuna los turistas disminuian a esa hora, asi que llegue al pequeño local pidiendo dos porciones iguales para llevar, la encargada despues de señalarle nuestro carro y aun con dudas acepto prestarnos los platos donde nos servirian el alimento, me quede esperando a que estuviera listo sin quitar la vista del carro
avatar
Natsumi


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Rou el Vie Sep 04, 2015 3:11 pm

Su viaje había comenzado un tiempo atrás en una mañana cuando decidieron abordar aquel barco que los llevaría rumbo a  Rakkar, la travesía no fue ardua pero si fue un viaje de unos cuantos días donde todo lo que podían observar a su alrededor sin importar que hora fuera era agua y solamente más agua un paisaje realmente repetitivo si ellos lo comparaban con todos los lugares en los que se encontraron antes de adentrarse en el mar. Fue una de las tantas noches que uno de los vigías de aquel gigantesco barco anunció la llegada al puerto evidentemente antes de poder desembarcar sus cosas debían completar algunos cuantos registros burocráticos nada demasiado importante. Rou tomo a los caballos y los hizo bajar junto con la carreta donde Natsumi por lo tarde se encontraba descansando. Mientras tiraba de las riendas logro dar con la zona de comercio donde ubico su puesto para vender apenas los clientes comenzaran a llenar el lugar.

Debido a aquel suceso no era de extrañar que él se encontrara con un poco de sueño mientras atendía a los clientes, pero como todo vendedor lo ocultaba con una gran sonrisa en su rostro mientras atendía a los clientes que su compañera no alcanzaba –¡buenos días! ¡Bienvenidos!- eran algunas de las tantas palabras que este utilizaba para hacerles grata la estadía a las personas que elegían su tienda para hacer sus compras. En más de una ocasión sintió la mirada de odio de los otros mercaderes pero simplemente los ignoraba o se los devolvía con una expresión de total indiferencia. Asi fue como pasaron la mitad del día y mientras la intensidad del sol iba disminuyendo también ocurría con la afluencia de clientes por el sitio.

-¡Esta bien ve con cuidado!- le hablo a su compañera la cual se alejaba para comprar un poco de comida para ambos al momento que una joven muchacha se acercaba a mirar una pequeña diadema de materiales comunes cuyo valor no superaría los dos dígitos –Buenos días joven dama- la saludo este con una pequeña reverencia – ¿Puede algo de mi tienda haberle llamado la atención?- pregunto a la futura compradora con un tono de voz suave y una expresión agradable.

-Si me gustaría comprar aquella diadema, solo espero que su precio no sea demasiado elevado- le hablo está en un tono bajo casi inaudible mientas señalaba el objeto deseado.

-¡Ahh! Claro, no debe preocuparse por el pecio solo por usted le hare un pequeño descuento- le comento tomando aquel artículo en sus manos para acercárselo a la joven –tan solo serán...- comento dando un precio que parecía ser demasiado bajo para el producto aunque en realidad fuera el valor real que este tenía descantando los costos de producción.

-Muchas gracias- contesto está entregando el dinero a cambio de la diadema y comenzando a retirarse rumbo a algún  otro lugar.

-Gracias a usted y no olvide recomendar nuestra tienda- le recordó antes de que se encontrara tan lejos que sus palabras no la alcanzaran. Luego de aquello se presento la oportunidad de un tiempo muerto en el  cual Rou aprovecho de cepillar y alimentar a los caballos, en especial a su yegua. Un animal de color negro cuya crin y cola eran de un color casi dorado, pero ese no era el rasgo más notable de aquel animal puesto que poseía una rara condición llamada heterocromia  por lo cual sus ojos eran de dos colores completamente distintos aquella noble animal tenía un nombre que no le hacía justicia, esta se llamaba sardinilla.
avatar
Rou


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Blaz Ignis el Sáb Sep 05, 2015 11:04 pm

- El volver al hogar de uno siempre representa una especie de reto o incomodidad ¿por qué será, el apego, el recuerdo? Más de un año había pasado desde qué Ignis pisase Greed Island, pero se encontraba de nuevo allí por el cumpleaños de su madre, no era demostrativo mucho menos expresivo más sí cordial, ‘correcto’ a lo mejor es la palabra para definir al de cabellos azabache, con cada mes qué pasaba parecía crecer en cuanto a habilidad y experiencia por igual, cosa qué se plasmaba en el creciente ego del muchacho… apenas saludaba a los viejos conocidos ¿por qué hacerlo? Según él, nada les debía, relativa verdad qué salvaba de referirse a sus pares con entusiasmo. Grises y empedradas las calles de la isla no presentaban nada curiosos a sus ojos, se jactaba de todo conocerlo en la zona.

- Ni los poderosos rayos solares iluminarían la obscuridad de su corta más espesa cabellera, vestía con un jean azul y una chaqueta albirroja, el carmesí de sus ojos era oculto por la visera de su gorrillo, todos le reconocían igualmente, era un pueblo pequeño donde incluso si el tiempo pasase le seguirían reconociendo hasta el día de su muerte. Blaz mantenía un gesto qué representaba la nada misma, mucho más llamaba la atención el ser qué corría a su alrededor diciendo ‘pika-pika’ ¿Qué le pica? Quién sabe, pero él seguía diciendo eso, el mago estaba acostumbrado a ello sin embargo los aldeanos no dejaban de verlo como un animal subnormal ¡porque eso era! Vamos, no todos los días te encuentras con una rata amarilla y roja con franjas qué constantemente vive sufriendo picazón, quejándose de ello las veinticuatro horas del día, los sietes días de la semana, los treinta días del mes… etcétera, ya se entiende. El roedor parecía muy feliz, demasiado feliz, hasta qué Blaz se olvidó de él perdiéndole en el camino, cuando miró a su alrededor Pikachu ya no estaba ahí.

- El gélido muchacho no se tomaría el tiempo de buscarlo, pues el roedor lo perdía y encontraba con demasiada frecuencia, mantuvo la calma claro está… y siguió caminando, visitaría el puerto, el olor a salitre colándose hondo por sus fosas nasales, inhaló largamente, de repente escuchó el sonido de la alta tensión en un momento de completa calma, miró a su espalda y ahí estaba el roedor acumulando cierta carga eléctrica en sus mejillas, rayos amarillos emanaba la criatura. – ¡No Pikachu, no! – El subnormal hizo oídos sordos, lanzó un halo eléctrico por su cola electrocutando la silueta de un muchacho peliblanco qué casualmente se paseaba por allí << Sí, haz lo que quieras… hijo de puta >> Se dijo a sí mismo con gesto de resignación, dio vuelta sus ojos y caminó hasta al afectado mientras rápidamente con la velocidad de un rayo el amarillento elemento correría como un rayo en la dirección contraria. La prioridad de Ignis sería ver si aquel sujeto se encontraba bien… – Oye, tú ¿no estás frito, no? – Preguntó con la sutileza de un mono en el zoo.

- Por otra parte el intrépido Pikachu continuaría montándola en grande, ya se dijo, era pequeño pero rápido, atravesando las piernas de los ciudadanos sin salir golpeado exclamando sus únicas jodidas dos líneas con crecente entusiasmo surcó la zona portuaria hasta pararse enfrente de unos de los comerciantes (Rou) qué allí intentaban estafar a la gente normal. El roedor obviamente sabía eso, no lo dejaría pasar pues su sentido justiciero era envidiable (mentira, tan sólo quería joder gente)… por ello se plantó firme enfrente del joven gafiento para saltar hacia el mostrador y orinar encima de todos esos objetos tan valiosos. ¿Qué dijo? Ya todos saben, qué le picaba.

_________________

<< Fuerza: E >> << Velocidad: B >> << Vitalidad: C >> <<  Armas: F >> << Magus: B >> << Control Magico: A >>

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Blaz Ignis
Mago
Mago


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Rem el Lun Sep 07, 2015 11:54 pm


Intrínseco a lo que se desease, las sendas del destino, individual y colectivo, se cruzaban entre si provocando pequeñas colisiones que, en apariencia relevantes o no para quienes los recorriesen, generaba pequeños cambios, ondas quizá, en el flujo constante que representaba su vida, la de sus allegados y tal vez la del mismo destino en algún momento, el aleteo de una mariposa puede generar tsunamis al otro lado del mundo dicen, si aquel era el caso o no, poco podía hacerse para averiguarlo ¿exagerado? Tanto como podía ser la paranoia de alguno, no de los presentes claro.

Movido por uno de los tantos deberes que a su cargo le eran impuestos por la iglesia, Rem, días atrás había puesto el ojo sobre una de las islas del país de Rakkar, conjunto de masas de tierra,  islas mas bien independizadas siglos atrás y caracterizadas, incluso hoy, por su tinte piratesco, aquella a la cual se dirigió eventualmente alguna vez había sido conocida no solo por ello, sino también por la codicia de sus habitantes, razón por la que  recibía su nombre, la isla de la codicia,  sobre la cual ahora ponía los pies, avanzando con serenidad sobre el puerto ¿Mal augurio tal vez? ¿O en el apuro se había levantado con el pie equivocado? El basto y celeste firmamento junto a las rurales estructuras que franqueaban la avenida hasta donde alcanzaba la vista se desvanecieron en un instante, efímeros como el destello que por el rabillo del ojo apenas pudo percibir antes de azotar el suelo, él y sus pertenencias, como si  no hubiese diferencia alguna entre uno y el otro, ambos no mas que costales inertes impactaron la grava con premura ¿Que había sucedido? Su rostro vislumbraba el suelo en su nueva posición, junto a la cual descansaba su saco de pertenencias, no podía sentir sin embargo dolor por la caída, el golpe u cualquier otro de los motivos por los que debería estar adolorido ¿la razón? ¿alguna vez se han dado un golpe tan pero tan malo que no han sentido nada? Parecido a aquella experiencia era lo que había sucedido, fuese por la caída u impacto previo, lo único que ahora lo invadía era la confusión ¿de que lo había golpeado? ¿de que porque había caído? ¿ de que le picaba a esa rata amarilla? Cuando escuchó la voz ajena se levantó con sobrenatural velocidad, como si la secuencia de movimientos lo hubiese cargado con mas energía de la que llevaba antes de azotar el suelo ¿y en consecuencia? Golpeó con tanta fuerza el rostro del pelinegro con su nuca que él mismo devolvió su rostro a la grava, soltando un grito en el momento, encogiéndose sobre si del dolor - ¡¡¡Tu.....!!! - soltaría mientras llevaba ambas manos hacia la nuca.

off:

sorry por la tardanza... y lo corto, ando sin inspiración D;


avatar
Rem
Prebistero
Prebistero


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Natsumi el Mar Sep 08, 2015 2:19 am

Había comenzado a charlar con la que atendía aquel local de comidas ignorando un poco el estado del carro y de Rou, no deberia tener problemas si intentaba encontrar un nuevo cliente, asi que despues de mencionarle que nos dedicábamos a vender joyería para damas, aquella chica mostro sumo interes por algunos articulos, algo típico de mujeres, unos aretes, un collar, quiza un broche y claro, no iba a desaprovechar esa oportunidad, mi platica le había llevado a decirme el precio que buscaba, los materiales que no queria fueran tan costosos, así como una idea leve de un bonito diseño que le gustaría, la cual parecia tener predilección por las cosas con flores, teníamos por lo menos 4 pares de conjuntos con diseños de este tipo, seguramente alguno seria de su agrado

- Si buscas algo así, creo que podría conseguirlo barato –
le dije con una sonrisa sincera y cordial en mi cara, al igual que Rou esa mueca se me había contagiado de tanto tiempo que pasaba con él

- Oh ¿en verdad? –
hablaba con entusiasmo aquella chica, según lo que me dijo quería lucirlo para su pareja, asentí a su pregunta

- También tenemos algunos anillos y cadenas para caballero, terminando de comer puedo enseñarte varios de los modelos, la mayoria son muy populares, y si te llevas un conjunto mi compañero puede hacerte precio – los ojos de la chica brillaron un momento, parecía que no todos los mercaderes del lugar daban el tipo de trato al que ya me había acostumbrado, aunque claro, lo del descuento era una pequeña porción que jamas afectaba las ganancias, pero eso solo hacía que la mercancía se movilizara de manera mas efectiva, dándole la impresión al comprador de haber realizado un buen negocio

La mujer despues de asentir con una sonrisa de satisfacción entro a hablar con alguien en la cocina, la vi salir con dos platos bien servidos, las porciones eran grandes y esos cortes de pescado se veían realmente deliciosos, agradecí enormemente prometiéndole traer algo de la mercancía, poniendo una pequeña hogaza de pan en mi boca y saliendo con ambas manos ocupadas por los platillos, en un momento vendría por las bebidas, pero tuve que detener abruptamente mi marcha al volver a divisar nuestro carro y ver el desastre que aquel ser amarillo estaba armando, una especie de rata gigante se había colocado en el mostrador donde la mercancía que aún nos quedaba estaba a la vista de los compradores, me olvide por un momento de la promesa a la chica y reanudé mi marcha a paso apresurado aunque estaba a varios metros del carro; era bien sabido que a veces algunos astutos ladrones entrenaban a sus mascotas – por más extrañas que fuesen – en el arte de robar mercancía de otros lugares para que se las entregaran a sus dueños, no quería que este fuera el caso pero no estábamos en una isla pacifica, por algo portaba ese nombre, sin poder gritarle a la distancia que se largara seguí avanzando hacia mi acompañante que parecía haber reaccionado a lo que fuera que hizo aquel amarillento ser, y no era para menos, esperaba solamente que no fuera tan severo con aquel animal
avatar
Natsumi


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Rou el Jue Sep 10, 2015 11:55 pm

Si uno quiera clasificar a Rou por su carácter simplemente se diría que era una persona con muy poca paciencia, Algo enojón y fácilmente irritable con todo aquel que no formara parte de su grupo de amigos ni de los compradores que hace algunos momentos habían comprado en su local. Pero justo en estos momentos nadie podría culparlo de lo que estaba a punto de hacer en aquellos momentos. De la nada y sin previo aviso una especie de rata gorda, amarilla y fea para el gusto de Rou se posó sobre la mercancía sin aun vender la que dispuso como su baño personal mientras que de su boca solo se podía escuchar un sonido el cual repetía como enfermo mental. Rou llevo las manos a su cabeza masajeando su cien en un vano esfuerzo por darse cuenta de lo que sucedía, luego de unos segundos confirmo que era  incapaz de comprender la actitud de aquel animal, habiendo tantos puestos de comerciantes va y se hace sobre el de él sin reparo alguno lo que daba a entender que si este tenía dueño de seguro estaría con las misma capacidades mentales que aquel animalillo deforme.

Ya no le importaba nada en su mente tan solo una idea  castigar al ser y cobrarle a su dueño hasta el último artículo arruinado por su graciosa ocurrencia, pero debía actuar con cuidado puesto que nadie podía sospechar como actuaria una rata de un color amarillo. Rou rápidamente tomo de sus pertenencias una soga y acercándose de manera sigilosa donde el ratón amarillo le propino un veloz golpe sobre la cabeza usando la funda de su katanas, pese a que este  golpe no era demasiado fuerte  si poseía la suficiente velocidad para noquear a una rata. Luego rápidamente y sin darle tiempo de volver en si amarro hábilmente su cintura sin olvidarse de amordazarlo ya que le resultaba molesta su voz y no deseaba escucharla ni un segundo más, pero eso no fue todo ante el riesgo de que sus objetos fueran dañados nuevamente. Rou ato el otro extremo de la soga a una farola un poco más alejada –Ahora solo falta esperar a que aparezca el responsable de criar un ser tan grotesco...- comento antes de ponerse a comprobar el daño y perdidas que aquel hecho había causado.

Ignorando cualquier queja  que la rata pudiera tener se volteó hacia sus mercancías, el olor desprendido de ellas era realmente insoportable hasta el punto de darse completamente por pérdidas. -Esto no sirve, esto tampoco y ni que decir de aquello-  sus palabras estaban destinada a algunas joyas las cuales muy a su pesar fue arrojando dentro de una bolsa de cuero tejido de tal forma que serían capaces de contener la esencia tan sutil de orina animal –No, no, ¡¡¡noooo...!!!- se quejó  mientras se daba cuenta como todo estaba completamente perdido, ya nada se podía hacer asi que simplemente opto (viendo que las pérdidas no superaban las ganancias de ese día) deshacerse de todo. Para luego tomar un balde  el cual lleno de agua y se dispuso a limpiar el sitio donde estas habían estado hace tan solo unos momentos.
avatar
Rou


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Blaz Ignis el Sáb Sep 12, 2015 12:18 am

- El remanso y soleado día en la isla de la codicia era transgredido por una puta rata amarilla qué hizo y haría lo qué le venga en gana ¿o ratón? Finjamos qué alguien le importa durante un momento, y pues le habían dicho a Ignis antes qué el género de tales peculiares criaturas era casi imposible de discernir salvo qué uno se fijase en la intensidad del rojo en sus mejillas… el pelinegro asintió fingiendo qué le importaba un comino o qué comprendió aquello siguiendo a la postre su camino, y por ello hasta hoy desconocemos el sexo de Pikachu. Yendo a la importante, el de la gorra se acercaría al sujeto azotado por el rayo, internamente Blaz reía más no podría demostrarlo tan abiertamente a los ojos del recientemente afectado, a lo mejor le reclamaba, denunciaba, ante una autoridad o algo así, y quien sabe qué podría pasarle al roedor si algo así aconteciese. – Te he preguntado si… – Ignis no terminó de manifestarse cuando la nuca del contrario lo golpearía certeramente sobre la nariz, llevó su tacto hacia la zona y en sus ojos se formaron lagrimones a causa del impacto, sujetando su rostro percibiría cierta humedad corriendo por sus fosas nasales hasta qué el carmesí salió despedido cual catarata hasta mojar los labios y mentón del mago quien atónito como consecuencia de la exagerada torpeza del contrario lanzó una maldición al aire cuando la figura del peliblanco azotó el suelo una vez más de un modo morbosamente cómica, serio y con su rostro manchado lo examinaba, uno con las manos a la altura de la nunca y otro sobre la nariz.

–   ¿Yo qué? A lo mejor me has roto el tabique, estúpido. – Reclamó el orgulloso sujeto de cabellos negros antes de darle la espalda al albino para salir en búsqueda de su ‘mascota’ << Demasiado tiempo he perdido ya >> Se dijo a sí mismo siguiendo el rastro del animal, la risotada de los ciudadanos se escuchaba a lo largo del puerto como si algo de verdad irrisorio tuviese suceso aquel entonces, de inmediato Blaz contempló la posibilidad qué fuese por obra del roedor sin embargo antes qué nada buscaría la manera de limpiarse el rostro adornado con el líquido vital, se dirigió a una tienda cercana y conocida con el designio de acceder a un baño. Por ser de allí conocía a casi todos los comerciantes locales, y en poblados pequeños la camaradería aún persiste. Abrió la puerta y de inmediato se encontró con un rostro familiar quien sonrió al observar al muchacho. – Sra. Oak. Tanto tiempo… ¿me presta el baño, por favor? – La obesa mujer de mejillas rosadas y cabello rojo de inmediato con una sonrisa maternal como estandarte contestó. – ¡Oh muchachito, por fin apareces! ¿Y qué te ha pasado? Por supuesto. – La charla continuaría después, mientras tanto Pikachu seguía haciendo de las suyas.

- Incomprensivo e intolerante el aparente encargado de la tienda atentaría contra un inocente animal desprotegido, algunos se reían a causa del orín desperdigado más el gesto del pelinegro no figuraba como divertido ni mucho menos. Pikachu fue noqueado más despertaría pocos minutos después, cuando lo hizo estaba atado y amordazado, en sus negros orbes destelló cierta furia antes de comenzar a correr con sus pequeños más afilados dientes la mordaza, cuando lo hizo comenzaría hacer lo mismo contra la soga. ‘Pika-pika’ se escuchó antes de qué lanzase una torrente eléctrico qué descendió contra esa tienda y contra todo aquel qué allí estuviese ¿de algún modo tendría qué defenderse, verdad?

_________________

<< Fuerza: E >> << Velocidad: B >> << Vitalidad: C >> <<  Armas: F >> << Magus: B >> << Control Magico: A >>

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Blaz Ignis
Mago
Mago


Hoja de personaje
Nivel:
30/250  (30/250)
Experience Pocket: 0.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La codicia del vendedor común [Blaz, Natsumi & Rou]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.