Over World Crossland
Últimos mensajes:
Últimos temas
» Yáriel. "El ágel rojo"
Lun Nov 28, 2016 5:09 pm por Yáriel

» Ganando Dinero | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:17 am por Henry Valanttine

» Acero corriente & extraordinario | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:17 am por Henry Valanttine

» Casas Cannon | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:16 am por Henry Valanttine

» Siervos & Maestros | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:16 am por Henry Valanttine

» Profesiones | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:15 am por Henry Valanttine

» Prestigio Noble | Guía
Miér Nov 09, 2016 4:14 am por Henry Valanttine

» Guía; Ejercitos & Abanderados
Miér Nov 09, 2016 4:14 am por Henry Valanttine

» Locaciones, Viejo y Nuevo Mundo | Guía.
Miér Nov 09, 2016 4:13 am por Henry Valanttine

Aquí estás tú:
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff OW-CL:
  • ADMIN
  • L. Rayleigh
  • MP
  • ADMIN
  • Rem
  • MP
  • ADMIN
  • Semíramis
  • MP
  • ADMIN
  • Henry
  • MP
  • MOD
  • Elemir
  • MP
  • MOD
  • Mr. Walrus
  • MP
Afiliados:
Afiliaciones Élite
Photobucket
40 por 40
Time Of Heroes
¿Nos votas con un click?
Afiliación hermana
Fairy Tail Chronicles

Entrenamiento para Infantes IV | FIC | 2.011 Palabras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrenamiento para Infantes IV | FIC | 2.011 Palabras

Mensaje por Drake K el Dom Sep 06, 2015 1:59 am

Hizo lo mismo que yo, la movió con fuerza de un lado a otro, esperando así acostumbrarse a ella. Me dio un grito con un tono un tanto autoritario. – Debes ser respetuoso, aun con tus enemigos. La espada que sostiene el arma a un lado, y te inclinas un poco en señal de reverencia. – Con ese comentario, realizo dichas acciones, yo le imité esperando así cumplir con aquella enseñanza. Luego de eso tome con mis dos manos la espada, aferrándome a ella como si mi vida dependiera de eso, lo cual en una pelea real, sería así. Avance con fiereza, no me gustaba tomar el primer movimiento porque siempre suponía una ventaja para tu oponente, le daba la opción de evaluarte, conocerte aun sin hablar. Un combate decía mucho sobre ti y sobre como enfrentabas las cosas. Al encontrarme a unos 4 metros de él di un fuerte salto, lance un poderoso corte descendente tratando de impactar en su rostro, como siempre decía, no debía contenerme en ningún grado. O me lo haría pagar de una manera dolorosa. Por un momento pensé que sería capaz de atravesar ese pequeño tablón de madera que usaba a forma arma pero luego, pude apreciarlo mejor, al estar a tan corta distancia, vi que esa vara comenzó a cambiar de color tomando un azabache impropio de la madera. Comencé a observar como una extraña forma de energía escapaba de esa arma, su cuerpo parecía estar en calma pero la espada de madera, parecía estar cubierta de una extraña capacidad. De esa manera evitaba que yo la cortara con facilidad, levanto el arma impulsándome una vez más hacía atrás, use una de mis manos como apoyo para dar una voltereta, colocando mis pies en el suelo. Aun con un sentido agudo de la vista dudo mucho que pudiese haber visto con claridad aquel movimiento, en un parpadeo estaba a distancia de ataque. Imagine que el realmente se contenía, podría ser agresivo y un poco insensible en el entrenamiento, pero nunca llegaría tan lejos como para asesinar a su propio sobrino. Movió su mano izquierda para intentar golpearme en un golpe ascendente en diagonal, de abajo hacia arriba. Alce ambas manos para inclinar la hoja de mi arma, tratando de retener el golpe cargado de una fuerza considerable, me hizo retroceder con una potencia sorprendente. Al final, logre resistirlo, para después apartar mi cuchilla girándola con fuerza a la derecha, con esto di un fuerte giro tratando de impactar una patada. La desventaja de mi pequeño tamaño se veían reflejadas en la poca distancia que era capaz de alcanzar, aun así eso no era un impedimento para utilizar todo el arsenal que se me pudiera ocurrir. Patadas, golpes y demás, no pude acertar, imito en parte mis movimientos, girando a su izquierda dio un salto rotando su cuerpo, para mi desgracia sus piernas si eran lo suficientemente largas como para darme un fuerte golpe en las costillas, aunque su velocidad parecía estar contenida, la potencia física lo complementaba. Salí disparado rodando unos cuantos metros, con una pequeña voltereta trate de recuperar mi equilibrio, mi mano izquierda se deslizo sobre la arena para reducir la velocidad del impacto, por otro lado la derecha sostenía la espada al revés, manteniendo su filo por detrás de mi cabeza. Me tomo un segundo retomar el aliento… Con fuerza tosí un poco, no creo tener las costillas rotas pero definitivamente me recoloco uno de mis pulmones. Tras aquel pequeño descanso exhale con fuerza, esto me ayudaría a regularizar mi respiración, la hiper ventilación lentamente provocaría que me agotara en pocos segundos, tras eso volví al ataque. Comencé a correr en línea recta, esta vez agazapado, manteniendo la cabeza gacha, aun con el agarre inverso en mi mano derecha esperaba hacer un potente golpe ascendente. Al estar a tan solo unos tres metros, puse la base de mi mano en lo que sería el final del mango, mientras que con la derecha evite que esta se suelte. La pierna derecha funciono como apoyo, siendo el resorte para impulsarme de manera potente directo al entrenamiento. Por desgracia, mi Maestro tiene los mismos ojos que yo, a él le bastó un fuerte salto antes de que llegará siquiera a acercarme para ponerse sobre mi espalda. Era mi punto ciego, desde ahí no tenía manera de atacarle, un verdadero problema si me lo planteaba ahora mismo, sentí como el aire se movió detrás de mi cabeza, para que luego el fuerte impacto de un objeto de madera me derribara. Caí de cara al suelo, cierto es que el golpe no fue potente, pero por mi salto y la dirección que el mismo llevaba, termine lastimándome el rostro. Me levante para limpiarme la cara, sintiéndome un poco humillado al cubrirme de barro, pero eso era lo de menos, escupí a un lado para tratar de soltar la sangre que mi labio cortado me produjo. Escuche con un tono preocupado la pregunta de mi maestro. - ¿Te lastime? Podemos tomar una pausa. – escuche los pasos de mi tía quien sin tardar corrió desde la casa para acercarse a mí, tomo mi rostro para comenzar a moverlo de arriba abajo, no creo haberme arrancado un diente o perder uno de mis ojos, por lo que no entendía su preocupación, limpio la suciedad de mi ropa para luego tomarme de la mano, llevándome nuevamente a la pequeña casa. Tomo una especie de trapo para luego llenarlo de alcohol. Lo paso por mi labio, tratando así la hemorragia que sufría. Aun con un tono que demostraba algo de inquietud, su esposo le habló. – No lo golpee fuerte, si eso se preguntas. Perdió el balance porque dejo todo su peso en una pierna, eso fue lo que le perjudico. – Sin voltearse, aun manteniendo ese pequeño trapo en mi labio, le dio una respuesta – Si no pasaras tanto tiempo dándole golpes en la cabeza y enseñándole más técnicas de espada no se lastimaría tanto. – Replico en un tono mandón, no diría que tenía toda la razón pero dominar con aun más destrezas mis armas sería de una gran ayuda, esto era una de las constantes discusiones, magia o técnica física mientras que su mujer era más diestra con la magia, mi tío tenía una gran inclinación por el arte de la espada considerando que esta aumentaba el poder ofensivo del Soldado. Era una verdadera cuestión de gustos, yo me fui inclinando por la decisión de volar con fuertes golpes, según mi maestro estaba en la sangre Kaiser, decía orgulloso, no puedes frenar siglos de genes transferidos de padre a hijo. No sé si esto era una excusa válida para decir “El prefiere mi enseñanza” pero no le diría que no a un buen golpe o técnica de espada. En un tono sarcástico, él le hizo un comentario al respecto. – Si tanto te incomoda podrías probar a enseñarle algo. – Y sin tardar recibió una respuesta. - Eso pensaba. – Ambos nos quedamos estupefactos, y nuestros cerebros tardaron en procesarlo, definitivamente ella hablaba en serio, pero tenía demasiado tiempo sin luchar o al menos eso me dijeron. Era una adulta joven, pero aun así, la falta de ejercicio supondría un problema. – Sígueme – fue lo único que dijo, sin dudarlo aumente mi paso hasta igualarlo al de ella, tomo las espadas pero esta vez me dio la de madera a mí. Quizás esperaba que no me lastimara… O haría una ensalada con mi cuerpo, pero eso era lo de menos. Me pare a su lado, esperando saber que planeaba, adelanto su mano derecha sosteniendo la espada. Hizo un movimiento sobre su cabeza, aunque este parecía algo improvisado, me di cuenta que era más complejo de lo que exhibía. Su mano seguía una trayectoria de tal forma que no lastimaría su hombro, por el giro inicial parecía que golpearía al frente pero por otro lado el corte de la hoja golpeaba la parte posterior de su cabeza. Luego de eso, bajo su arma para hablarme en un tono suave. – De esa forma pudiste detener a tu tío cuando se colocó detrás de ti, es una técnica que aprovecha la inercia del movimiento de tu brazo para golpear detrás de tu espalda. Te garantiza tener una ventaja oculta. Le habría cortado el cuello con facilidad, al estar arriba le costaría moverse. ¿Entiendes la importancia del movimiento? Ahora intentémoslo. – Con esto tome mi espada, tratando de replicar paso a paso lo que hizo, su método de enseñanza era diferente. No implicaba tener que apalearme como a una mula y se trataba de hacer una repetición continua, permitiendo así tener un dominio completo, aunque seguía creyendo que la verdadera práctica se obtenía al luchar sin ningún tipo de contención. Eso si no podría cambiarlo, en fin, una nueva técnica una nueva táctica, eso era lo que podía pensar. Tenía que conocer el momento exacto para hacerlo. Ya eran quizás las 3 de la tarde, una hora avanzada, pero por fin impartieron en mi muchas técnicas contra-ataques y demás habilidades propias de un espadachín, aunque seguía siendo torpe ahora al menos sabía cómo reaccionar a otras situaciones completamente peligrosas. Así que revivimos el duelo, nuevamente yo tenía la espada real y mi tío tenía la de madera. Pensé que me observaría practicar con su esposa, pero fue a acostarse durante un tiempo… Algo que no me sorprendió, llevaba entrenando unas pocas horas más antes de que yo llegara. Quizás por eso siempre lograba humillarme de una manera elegante. Seguimos la misma rutina, una reverencia para mostrar respeto al contrario, luego de eso extendí mi mano para indicarle que me atacará, una mueca o un intento de sonrisa salió de su cara. Sin dudarlo, avanzó a una velocidad sorprendente, todos mis sentidos estaban en un estado similar al “acecho”, no cometería los mismos errores una vez más, es como él decía, un verdadero guerrero no cae dos veces en la misma técnica. Cuando se encontraba a unos dos metros lancé un poderoso corte horizontal manteniendo con fuerza mi mano derecha en el mango, repitió la estrategia. Un fuerte saltó para quedar de cabeza detrás de mí en mi punto ciego, nuevamente se repitió la escena. El zumbido de un golpe inminente, ahí puse todo lo que recordé… Relaja tu brazo, no lo tenses o disminuyes la distancia del corte, gira la hoja para que quede invertida, al realizar tu movimiento de espaldas cortarás al revés por eso la cuchilla debe estar inversa. Por último agacha tu cabeza y haz un giro de 180 grados con tu brazo, cortando con ligereza cualquier objeto que pudiera estar a tu espalda. Simple. Eficaz. Efectivo. En un segundo aplique lo que me enseñaron hace unas pocas horas, fue algo rústico pero como suficiente como para tomarle desprevenido, corté con facilidad aquella espada de madera, principalmente porque el giro de las caderas añadía inercia, aumentando mi poder de corte. Cayó al suelo de pie, mientras que me di la vuelta mirando su cara, tenía una sonrisa enorme y luego comenzó a reír como un loco, tras poner una pausa a su carcajada dio lo que sería el primer comentario hasta ahora. – Eso fue increíble, no estoy seguro de como lograste pero realmente fue genial. Creo que ves porque ella lleva los pantalones. – No pude evitar sonreír ante ese comentario, giré mi rostro para ver que mi tía también estaba sorprendida por la manera en que asimile sus conocimientos de una manera tan fluida, después de todo, era la primera vez que lo veía y que lo cumpliera era un logro. Para mí no era una gran victoria, obviamente él se contuvo en velocidad, fácilmente pudo matarme con esa espada de madera si así lo deseaba, pero de todas formas logre igualarle, aun cuando retenía su fuerza. Algo increíble… Por primera vez en todo el día pude exhalar con calma, ya supuse que todo había acabado por hoy. Tarde un momento en colocar las armas y demás cosas en su lugar, la pareja fue a recoger los envases donde trajeron el almuerzo, para luego de eso retirarse junto conmigo.

_________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hablo ~ Pienso ~ Narro

Caballero ~ Full Haki ~ Herrero

Atributos:
Fuerza:  S Velocidad: D Vitalidad: B Armas: C Magus: D Control Magico: E
avatar
Drake K
Cazador de Una Estrella
Cazador de Una Estrella


Hoja de personaje
Nivel:
63/250  (63/250)
Experience Pocket: 500.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.